21 abril 2009

LE FABULEUX DESTIN D'AMÉLIE POULAIN


Dirección: Jean-Pierre Jeunet.
Año: 2001.
Países: Francia / Alemania.
Duración: 120 min.
Interpretación: Audrey Tautou (Amelie Poulain), Mathieu Kassovitz (Nino Quincampoix), Rufus (Raphaël Poulain), Yolande Moreau (Madeleine Wallace), Artus de Penguern (Hipolito), Urbain Cancelier (Collignon), Maurice Bénichou (Dominique Bretodeau), Dominique Pinon (Joseph), Claude Perron (Eva).
Guión: Jean-Pierre Jeunet y Guillaume Laurant.
Producción: Claudie Ossard.
Música: Yann Tiersen.
Fotografía: Bruno Delbonnel.
Montaje: Hervé Schneid.
Diseño de producción: Aline Bonetto.
Dirección artística: Volker Schäfer.
Vestuario: Madeline Fontaine.

Sinopsis

Amélie es una joven parisina que creció aislada del contacto con otros niños por lo que a sus 22 años decide dejar su hogar para vivir en un departamento en Montmartre que costea trabajando como camarera del Cafe le Deux Molins.

El 30 de agosto de 1997 el noticiero anuncia la fatídica muerte de Lady Di, lo que provoca consternación en nuestra protagonista, en ese estado ella descubrirá tras una losa de su baño el pequeño tesoro guardado por un niño hace cuarenta años. Fascinada por el hallazgo, piensa buscar a su dueño y devolverle su tesoro; Es allí que al encontrarlo y ver lo feliz que es, decide brindar alegría y solucionar los problemas de todas las personas.

Durante el film apreciaremos a la joven ayudando a muchas personas, a vencer sus miedos, obsesiones; sin embargo Amélie se ha olvidado de algo muy importante: alcanzar su propia felicidad, la que es representada por Nino Quincampoix, quien colecciona las fotos que la gente va desechando en los fotomatones.

Amélie siente atracción por él, pero debido a su timidez y a fracasar prefiere un encuentro casual a una presentación directa; lo intenta varias veces sin éxito y acaba dejándolo por imposible. Mas al final ella acaba felizmente en los brazos de Nino al que besa de la forma más sutil y complaciente que se pueda imaginar.